Una publicación

Historia Mágica de Manos Doradas: En el telar de la vida, Reinaldo Niño encontró la luz en el arte del tejido, una senda que le rescató de las calles y le regaló una nueva vida. perdió a su mamá a temprana edad, su travesía lo llevó por caminos difíciles, luchando contra las sombras de la adicción y la desesperanza. En 1972, un destello de sobriedad le permitió forjar sus habilidades en el tejido artesanal en el SENA. Aunque el camino fue arduo, Reinaldo decidió detenerse a los 48 años, en un acto que él considera un milagro. Sin terapias, con fe y fortaleza, dejó atrás las drogas y construyó un hogar desde cero. Su viaje dio un giro cuando, tropezando con un saco en una calle bogotana, lo transformó en dos bufandas que conquistaron corazones y marcaron el renacer de sus talentos olvidados. Con ingenio, tubos y chatarra, erigió telares y enconadoras. Así nació "Manos Doradas" en 2003, un taller que rinde homenaje a la riqueza precolombina. En las manos de Reinaldo, algodón y polialgodón se entrelazan para crear ponchos, manteles y más. Vistió con sus creaciones a presidentes, artistas y entidades destacadas, dejando un legado que trasciende su tiempo en la Tierra. Desde su hogar en Ciudad Bolívar, el espíritu de Reinaldo sigue vivo en cada hilo de "Manos Doradas". Su sueño de ayudar y inspirar perdura, y su legado continúa a través de sus creaciones. ¿Deseas ser parte de esta historia? Visita el taller Manos Doradas y encuentra magia tejida con cada hilo en nuestra tienda en línea.

Reinaldo Jr Niño

1/4/20241 min leer